Mucha gente pequeña, en lugares pequeños, haciendo cosas pequeñas, puede cambiar el mundo.

Eduardo Galeano

lunes, 9 de enero de 2012

FELIZ 2012 O LAS FALSAS ETIMOLOGÍAS

Llevo deseándole feliz año a todo el mundo desde el 1 de enero. A lo peor parece que es un lugar común, una costumbre, una frase hecha, pero es que estrenar algo (unos humildes calcetines, un amor, un año con 365 días enteritos a nuestra diposición...) siempre me ha parecido un acontecimento digno de mencionar. Por eso no me privo de formular en voz alta mi deseo, pues, además, creo que deberíamos hablar más de la felicidad conseguida y de la felicidad proyectada que de nuestras batallas definitivamente perdidas. Cuestión de peso, cuestión de decidir hacia dónde queremos que se incline el fiel de nuestra balanza.
Y no dejemos  que a nuestros deseos de felicidad se los lleve por delante la crisis de la que oímos hablar a todas horas y cuyas consecuencias nos rodean. Crisis es el comienzo de crisálida, es cambio, movimieto, imaginación, creatividad, impulso. Quien sobrevive a todo esto renace con la nueva forma de una fascinante mariposa. Sea la crisis que sea, sea el cambio que sea, siempre existe la posibilidad de encontrar una nueva posibilidad de disfrutar de la vida. Ese es mi deseo: feliz 2012, feliz falsa etimología.

1 comentario:

  1. No lo había leído. Erse genial y maravillosa.

    ResponderEliminar