Mucha gente pequeña, en lugares pequeños, haciendo cosas pequeñas, puede cambiar el mundo.

Eduardo Galeano

martes, 21 de mayo de 2013

¡SONRÍE!

¿No encuentras motivos para sonreír? ¡No importa! 
Si la sonrisa no viene a ti, ve tú a la sonrisa. Ya verás cómo vas a conseguir sentirte mucho mejor.
Angélica Romo  (muchas gracias, Angélica) nos lo cuenta así de bien:
 OS PROPONGO UNA ACTIVIDAD. Aunque me consta que a muchos no os hace ninguna falta.

ACTIVIDAD: BOLÍ ENTRE LOS DIENTES:
Procedimiento:
Cogemos un boli y nos lo ponemos entre los dientes.
Objetivo:
Explicar que al sonreír, aunque sea de manera artificial activa los músculos zigomáticos en la comisura de los labios y hacia los pómulos. Este movimiento muscular envía una señal al cerebro que activa la segregación de endorfinas. Experimentos científicos muestran como sonreír o contemplar sonreír activa las defensas, equilibra los hemisferios cerebrales y tonifica todo el organismo. Incluso la sonrisa construida artificialmente por uno mismo produce efectos beneficiosos. Con solo mantener 15 minutos la sonrisa aunque sea artificial, el organismo entra en un proceso complejo bioeléctrico que acaba floreciendo en otra percepción de si y el entorno.

La sonrisa generada artificialmente termina convirtiéndose en una sonrisa auténtica. En la risa participan todos los principales sistemas, muscular, respiratorio, nervioso, cardíaco, cerebral, digestivo, aumentando la salud en general y proporcionando una relajación profunda.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada